Informacion

El Montañismo como deporte

El montañismo sin duda se ha convertido en una actividad deportiva conocida por todos y practicada por muchos. Sus inicios se remontan a las actividades de exploración del escarpado terreno que realizaban nuestros antepasados. Aunque el término de montañismo en un principio se denominó como alpinismo, ya que se acuño cuando se iniciaban los ascensos a los Alpes.

Sin duda se trata de un deporte de alto riesgo, donde el cuerpo del montañero es siempre su principal herramienta, a la cual se le añaden y aplican una serie de técnicas y sistemas de seguridad para hacer de este deporte, un deporte seguro y de esta manera evitar accidentes.

Normalmente este deporte se practica al aire libre, a menos que nos estemos refiriendo a la escalada deportiva. Este tipo de escalada en una pared utiliza unos anclajes fijados a ella que se colocan de forma estratégica a toda la pared a unas placas de roca. Estos anclajes sirven como puntos de apoyo a la persona que realiza esta escalada. Es una buena forma de iniciarse en este tipo de deporte, ya que se realiza con altas medidas de seguridad y reducir así el riesgo que podría sufrir el escalador.

El montañismo es considerado un deporte muy complejo y requiere un desarrollo junto a profesionales en esta actividad, el cual le ayudará y aconsejará a la hora de desarrollar poco a poco la afición en este deporte de manera segura.

Un buen montañero siempre debe salir preparado a todas y cada una de sus expediciones y recorridos. Siempre debe llevar agua y alguna bebida isotónica junto con algún alimento que aporte la suficiente energía que requiera durante el recorrido, como pueden ser frutos secos o alguna pieza de fruta. El llevar un buen calzado es imprescindible a la hora de llevar a cabo este deporte, ya que el calzado apropiado debe proteger frente a torceduras de tobillo, posibles resbalones y una buena sujeción. Siempre es recomendable informar del recorrido a realizar y llevar un móvil con GPS o en su defecto algún objeto que ayude a la localización del montañero, como un silbato.